No Evoluciona Reseña: Pokémon Escarlata Y Púrpura, Un Juego Que Avanza Pero

Por otra parte, contrario a lo que sucedía en las primeras etapas de la franquicia, en donde los personajes tenían un mayor peso, incluso como rivales, en esta ocasión la historia presentó figuras que prácticamente eran bastante olvidables, a pesar de ello, la narrativa tuvo un mejor desempeño que el promedio de la franquicia.

Los seguidores de Pokémon tuvieron un 2022 muy nutrido. En este año recibieron tres juegos que llegaron a modificar la fórmula de una franquicia de 25 años que si bien destaca en muchos aspectos jugables, es bastante débil en otros aspectos técnicos y que sin duda afectan la experiencia. La última entrega de la saga son Escarlata y Púrpura, dos juegos que se desarrollan en la región de Paldea y donde la historia ya no es lineal, sino de mundo abierto. En este mundo, el protagonista inicia la aventura al entrar a la Academia Uva o Naranja y se encuentra con una criatura legendaria que le ayudará en su viaje y completar la Búsqueda del Tesoro. Es claro que Pokémon nunca se ha caracterizado por tener una historia profunda a diferencia de otros títulos del género RPG (salvo Pokémon Blanco y Negro) y en este juego se mantiene esa tendencia, aunque el usuario puede tomar tres caminos que se encuentran en un mismo final.

Los problemas de rendimiento ensombrecen al juego Otro elemento que no se le suele exigir demasiado a Pokémon es su apartado técnico. Es claro que a Game Freak, desarrolladora del título, no le interesa mucho este elemento, pero en este caso la desatención genera un problema. Durante las primeras horas, aunque se trata de un entorno más controlado por parecer un tutorial, el juego tiene fallas de rendimiento, mismas que se acrecientan conforme se avanza en la historia. Por ejemplo, al pulsar ciertos botones el personaje se mueve erráticamente, al mover la cámara es posible traspasar paredes, hay elementos que mientras el usuario avanza aparecen de manera repentina, también parece que los pokémon flotan sobre el suelo en el que deberían estar parados o la cantidad de cuadros por segundo disminuye hasta el punto de hacer que la experiencia de juego sea bastante molesta y nada disfrutable. Si bien se han prometido actualizaciones para el juego, sorprende el hecho de que Nintendo haya aceptado publicar un juego con tantos errores que merman la jugabilidad y si bien no se trata de exigir una calidad como la Monolith Soft ofreció en Xenoblade Chronicles 3, sí se esperaría una mejor labor.

Un Pokémon de mundo abierto y jugabilidad tradicional Para completar la historia, el juego ofrece tres opciones: derrotar a los líderes de gimnasio, combatir contra un equipo de maleantes a lo largo de Paldea o la Senda Legendaria, en la que se debe vencer a criaturas gigantescas. Cada una permite explorar la región de diferentes formas, pero sus dinámicas se vuelven repetitivas. Otro punto negativo para Pokémon Escarlata y Púrpura es que si bien se trata de un mundo abierto, la región se siente un poco vacía, ya que no hay suficientes elementos con los que se pueda interactuar y perderse por horas. Es decir, es fácil aburrirse y regresar al camino principal. En términos de jugabilidad, íntegra la teracritalización para los combates, una nueva mecánica con la que las criaturas se transforman en una especie de escultura de vidrio que le permite cambiar su tipo. En lo visual, no es tan sorprendente como las megaevoluciones o las formas gigamax de entregas pasadas, pero a nivel competitivo sí pueden marcar una diferencia para los más experimentados. La estructura propone un título sencillo, pero enriquecido por diferentes aspectos que van a gustar tanto a los más novatos como a los veteranos, ya que explora el desarrollo de algunas criaturas, mostrando sus versiones del pasado o del futuro, lo cual aporta al mundo que la franquicia ha creado.

¿Recomiendo comprar Pokémon Escarlata o Púrpura? Si bien este juego representa un avance en la franquicia, no se trata de una evolución en varios conceptos. Por ejemplo, a diferencia de otros juegos de mundo abierto donde se puede acceder al final de la historia en cualquier momento, este título se ve limitado por una mano invisible que bloquea el paso a ciertos momentos con la leyenda de que aún no es tiempo de acudir a tal zona o punto de la narración, por lo que el concepto de la jugabilidad está incompleto. Tampoco representa un avance respecto a Pokémon Leyendas Arceus, ya que si bien este también tuvo problemas de rendimiento, la calidad es bastante mejor y se nota un mayor trabajo por parte de los desarrolladores. Respecto a la jugabilidad, el título que salió en enero proponía una aventura distinta, mientras que Escarlata y Púrpura han regresado a la fórmula de combatir en gimnasios y después participar en la Liga Pokemon. Entonces, no recomiendo la compra de este nuevo juego a menos que seas un jugador que lleva años adquiriendo todos los títulos de la franquicia, mueras por conocer las nuevas criaturas de la novena generación o estés enfocado en el juego competitivo. Y es que no cumple con los estándares que establecieron otros juegos de Nintendo Switch a lo largo del 2022. Si bien no es un título completamente injugable, es la fehaciente prueba de que no es posible hacer una entrega anual sin sacrificar calidad. Si deseas jugar este Pokémon en su mejor versión, recomendaría esperar a que lancen una actualización para solucionar los problemas de rendimiento.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy