Sí Funcionan Reseña: Apple Watch Series 8, Sensores Que

Los nuevos sensores El Apple Watch Series 7 ya contaba con los sensores de GPS/GNSS, brújula, altímetro, sensor de oxígeno en la sangre, un sensor eléctrico de frecuencia cardiaca y uno óptico de frecuencia cardiaca de tercera generación, giroscopio y sensor de luz ambiental. A esta cantidad de funciones en el Series 8 se agregan dos de relevancia y les diré en breve por qué: el sensor de choque y el sensor de temperatura. Empezaré por el de choque, que por fortuna no tuve oportunidad de probar. Sin embargo, sí quisiera explicar en esta reseña que una función clave es que este smartwatch, luego de detectar un impacto de una fuerza de hasta 256G, es capaz de comunicarse con los equipos de emergencia locales para recibir asistencia. ¿Cómo ocurre esto? Bueno, primero hay que aclarar que si el usuario tiene en su poder un iPhone y un Apple Watch, será el reloj el que hará la llamada, pues existe la suposición de que es el que permanecerá más cerca del usuario luego de un choque. Entonces, una vez que se detecta el impacto, el reloj hará una serie de sonidos para lograr que la persona se despierte o dé muestra de que se encuentra consciente y sin daños, si después de un rato no recibe esta confirmación, el reloj vuelve a emitir una alerta a los servicios de emergencia del lugar en donde se encuentra. Es decir, que si se utiliza en otro país o estado y se tiene un percance, el Apple Watch sabrá a qué servicios localizar. Esperemos que nunca tengamos que comprobar lo eficiente que es el Apple Watch Series 8 en este sentido. Ahora, algo que es de relevancia, especialmente para el público femenino es el sensor de temperatura que es capaz de detectar el más mínimo cambio de temperatura en la muñeca mientras dormimos. ¿Cómo funciona? Primero, se divide en dos sensores: uno que mide la temperatura ambiental y otro que mide la temperatura de la piel en la muñeca en periodos de cada cinco segundos, y así, es capaz de detectar los cambios. Notarán que el registro de estos cambios ocurre una vez que se ha utilizado el Apple Watch durante cinco noches consecutivas. ¿Por qué es relevante esto? Este sensor trabaja en conjunto con la aplicación de Ciclo Menstrual para ayudar a entender cuál puede ser el momento de ovulación de una mujer. Tradicionalmente, algunas mujeres han aprendido a tomarse la temperatura todos los días, al despertar, con un termómetro regular para poder generar la tabla que ya hace el Apple Watch. Al analizar esta tabla durante unos meses se puede determinar los momentos en los que probablemente ocurre una ovulación y estos pueden detectarse primero viendo el momento en que decrece la temperatura y luego se dispara. En mi caso, pude comprobar junto con la app Clue cómo estos cambios de temperatura sí se relacionaron directamente con los procesos de mi sistema reproductivo. Ojo, para nada Apple pretende que este sensor se convierta en un sustituto para métodos anticonceptivos o para asegurar que se puede dar un embarazo, simplemente es una guía para que las mujeres puedan conocer más sobre los cambios que tienen sus cuerpos en diferentes momentos del mes. Para sacarle provecho a este sensor es necesario que se utilice durante la noche.
¿Y el ejercicio? Además de los sensores, el tema de ejercicio es básico para quien tiene un Apple Watch y como comenté al inicio de esta reseña, no fui ajena a probar sus funciones en esta ocasión a pesar de que mi ritmo de actividad en los últimos meses no era el mejor. Lo primero es que tuve tal motivación que pasé de cerrar los tres círculos durante todo un mes a cerrarlos 28 veces en el mes que lo probé. Eso habla bien de la motivación que genera el Apple Watch para mantener a sus usuarios en pie y en movimiento. Ahora, en específico hay algunas mejoras que vienen al reloj gracias al WatchOS9 que son las mediciones más precisas de la frecuencia cardiaca y la posibilidad de ver las zonas en las que se desempeña la persona durante el entrenamiento, además de poder establecer metas particulares como minutos o calorías quemadas durante un entrenamiento. Para quienes corren, que no es mi caso, además hace mediciones mucho más precisas del GPS y de las zancadas para poder medir mejor la distancia promedio.

Siempre que inicio con la review de un nuevo Apple Watch, inmediatamente mi mindset es el de ser una persona más saludable, aprovecharlo lo más posible y volver a hacer ejercicio. Esto no cambio con la prueba del Apple Watch Series 8 . De entrada, su tiempo de reacción ante las peticiones del usuario es más rápido que con sus antecesores. Además, la corona tiene una mejor respuesta a su uso y algo que se agradece, es que el brillo es suficiente para poder usarlo en las condiciones más luminosas. En términos de diseño, mantiene la herencia del Series 7, lo cual no tiene ningún problema ya que ese es un gran Apple Watch en términos de cómo está construido, además de que permite que quienes poseían esta versión puedan traer consigo las bandas que ya utilizaban sin ningún problema. Sin embargo, la joya de la corona para este nuevo modelo son los sensores que se agregan en términos de medición de salud y cuidado personal.

Conclusiones Si bien muchas de las mejoras del reloj vienen de la evolución del WatchOS9 y su presentación se vio un poco opacada por el anuncio de su hermano Ultra, sí creo que para aquellos que no tienen un Apple Watch es un buen momento para comprarlo y aprovechar la cantidad de sensores relacionados con salud que tiene. Para quienes tienen un modelo 7 tal vez no sea muy relevante el cambio, pero de un modelo 6 hacia atrás, sin duda lo recomendaría y podría ser un regalo interesante para las fiestas y para quienes gustan iniciar el año con propósitos relacionados con el cuidado personal. Además, un dulce extra gracias a la nueva versión de software para Apple Watch es la posibilidad de colocar al reloj en el famoso “Low Power Mode” que existe en los otros dispositivos cuando estamos a 20% de que se termine la batería. Con esto, podemos extender la vida de uso del reloj hasta por 36 horas, aunque hay que aceptar que el reloj tiene suficiente autonomía para acompañarte durante todo un día. Otro sensor es el de choque, capaz de detectar impactos con una fuerza de hasta 256 GB, Apple explicó que durante años hicieron ejercicios para medir las diferencias entre los tipos de impacto automovilístico (frontal, lateral y por detrás) y usaron inteligencia artificial para determinar todas las posibilidades y así crear este sensor.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy