Maltrato Animal Neuralink, De Elon Musk, Enfrenta Una Investigación Federal Por

¿Qué es Neuralink y qué hace? Neuralink se encuentra desarrollando un implante cerebral con el que se espera ayudar a personas paralizadas a caminar de nuevo o aliviar otras dolencias neurológicas. Hasta el momento, las pruebas únicamente se han hecho en animales como puercos o monos, pero esperan que los experimentos en humanos comiencen a mediados del siguiente año. La semana pasada, el propio Elon Musk dijo que él se instalaría uno de los implantes cerebrales cuando estén listos durante un evento para presentar los avances más importantes de la empresa.

Neuralink, la compañía de neurotecnología de Elon Musk, se encuentra bajo investigación federal por posibles violaciones al bienestar animal. Esto se suma a quejas internas del personal respecto a que las pruebas con animales están generando sufrimiento y muertes innecesarias, una situación que se agrega a las críticas de organizaciones ambientalistas.

En la misma presentación, el Comité de Médicos para la Medicina Responsable pidió a Musk que se divulguen los detalles de los experimentos con animales, pues existen informes de que muchos de ellos terminaron en hemorragias internas, parálisis, infecciones crónicas, convulsiones, deterioro de la salud psicológica y muertes.

Quejas internas por maltrato animal De acuerdo con un reporte de Reuters, existe una investigación federal que fue abierta hace unos meses por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y se centra en las violaciones a la Ley del Bienestar Animal, la cual rige el trato de investigadores hacia animales de prueba. Las investigaciones comenzaron debido a una creciente inconformidad por parte de los empleados respecto a las pruebas con animales. Algunas personas se quejaron de que Musk ejerció presión para acelerar el desarrollo, algo que resultó en experimentos fallidos, según documentos internos a los que tuvo acceso Reuters, que incluyen mensajes, grabaciones de audio, correos electrónicos y presentaciones. El medio de comunicación reportó que los errores en las pruebas provocaron que estas se repitieran y, por lo tanto, la cantidad de animales que han muerto por dichos experimentos también ha crecido.

La empresa ha pasado todas las inspecciones del USDA, según documentos regulatorios. Reuters también informa que las reglas en Estados Unidos respecto a este tipo de empresas no especifican cuántos animales se pueden usar para la investigación e incluso dan “un margen de maniobra significativo” a los científicos para determinar cuándo y cómo usan a los animales. Según los registros, la compañía ha matado a cerca de 1,500 animales desde 2018, entre los cuales se incluyen a ovejas, cerdos y monos; sin embargo, la cifra se trata de una estimación, pues la compañía no cuenta con registros precisos al respecto. No obstante, los informes de empleados actuales y anteriores dijeron que las muertes son más de las necesarias. También señalaron los problemas ocasionados por las presiones de Musk, pues en cuatro experimentos, 86 cerdos y dos monos murieron a causa de errores humanos, mismos que redujeron el valor de las investigaciones, según Reuters.

Controversias por experimentos En febrero de este año, Neuralink fue señalada por un grupo animalista que acusó a los investigadores de someter a monos a maltrato durante sus pruebas de implantes cerebrales.

Según el Comité de Médicos por una Medicina Responsable, se revisaron casi 600 páginas de documentos, registros veterinarios y reportes obtenidos a través de una solicitud a la Universidad de California, en Davis, donde se indica que 16 de los 23 monos usados para experimentar con chips murieron, además de haber sido sometidos a maltratos. La organización sin fines de lucro presentó la queja en contra de la Universidad de California ante el Departamento de Agricultura de Estados Unidos por “violaciones a la Ley Federal de Bienestar Animal relacionadas con enfermedades invasivas y mortales experimentos cerebrales en monos”, a los cuales alojaron en sus instalaciones entre 2017 y 2020. La organización también señaló que la Universidad recibió más de 1.4 millones de dólares de Neuralink para llevar a cabo los experimentos. Asimismo, destacó que ninguna de las dos instituciones brindaron “atención veterinaria adecuada, usaron una sustancia no aprobada conocida como ‘Bioglue’ que mató a los monos al destruir partes de sus cerebros”. Además, detalló que los monos macacos utilizados en la investigación fueron “enjaulados, se les atornillaron postes de acero en el cráneo, sufrieron ‘trauma facial’, convulsiones después de los implantes cerebrales e infecciones recurrentes en los sitios de los implantes”.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy