27 de septiembre de 2022

Las empresas copan los nichos de mercado y cada vez es más difícil ser autosuficiente

Hace no tanto tiempo Internet era un campo dorado para hacer negocios. Quienes supieron verlo lograron encontrar múltiples nichos disponibles para lograr unos ingresos sin depender de trabajar para terceros o tener que montar una empresa que requiriera dedicar todo el tiempo disponible a trabajar.

Sin embargo cada vez hay menos nichos por explotar y los pioneros de los negocios en Internet y la concentración ha llevado a muchos de ellos verse sin hueco. El caso del veterano Ángel Alegre es la punta del iceberg.

Los negocios en Internet en los 2010

Internet lleva con nosotros mucho tiempo, desde mediados de los años 90 era posible conectarse sin ser una empresa. Pero realmente la madurez para hacer negocios empezó a llegar a finales de la década de 2000 o principios de 2010. Antes era posible hacer negocio, claro está, pero el pinchazo de las punto com en 2000 hizo que hubiera reticencias por parte de muchas empresas y consumidores.

A finales de dicha década empezó a verse que Internet podía ser un medio para hacer negocios. La proliferación de empresas rentables como Google o Amazon dejaban claro que era posible tener una empresa exclusivamente en Internet y ganar dinero. La expansión internacional de Amazon entorno a 2010 también disparó las ventas online y los consumidores estaban más dispuestos a meter su tarjeta de crédito en una página web.

Algunos supieron verlo y fueron pioneros. Montaron micro-negocios rentables que aprovechaban nichos del mercado donde las empresas no iban. Recordaban un poco a los pioneros del oeste americano, cuando una persona podía emigrar, conquistar y labrarse un futuro únicamente con el esfuerzo personal.

Una de estas personas era Ángel Alegre, cuyo blog ha sido fuente de inspiración desde 2013 para la gente que no quería llevar una vida pautada por lo estándar de la sociedad: trabajo por cuenta ajena, horarios fijos y demás.

Él dejó su trabajo en Microsoft para poder vivir viajando y logró crear proyectos en los que generaba dinero. Primero lo hizo con páginas de recomendaciones de compras con enlaces afiliados, luego se centró en su blog y sus contenidos (también con afiliados) y últimamente creando cursos sobre cómo descubrir tu camino.

Los nichos se van cerrando

Lo cierto es que muchos de los que han intentado vivir de Internet sin un trabajo fijo han tenido un camino similar. Primero se popularizaron las páginas de recomendaciones con enlaces de afiliados. Básicamente era crear webs bien posicionadas en SEO para que la gente que quiere comprar algo al buscar en Google acabe haciéndolo dando una comisión al que busca.

Este tipo de webs se hizo excesivamente masivo, de hecho por un lado los consumidores están saturados (algunas son muy malas en contenido) y por otro surgieron empresas especializadas en proveer contenido de verdadera calidad. En la actualidad es muy complicado tener una de estas páginas rentable sin tener un equipo de marketing, SEO, contenidos, negociar con vendedores, etc. Este nicho ya es un negocio para empresas.

Luego algunos se decantaron por hacer dropshipping: montar tiendas online pero sin gestionar el stock ni el transporte. Al hacer la venta los márgenes son mayores que con un simple enlace de afiliados pero sin tener que gestionar la parte más tediosa de una tienda online. Sin embargo el dropshipping también se cayó: al haber mucha competencia hay que seguir subiendo en la cadena de valor para tener márgenes suficientes y gestionar una tienda online con stock y envíos ya es un trabajo a tiempo completo y con varios empleados como mínimo.

Últimamente la moda era lanzar infoproductos como cursos. Esto permite dar un valor añadido sin necesidad de stock y envíos, pero por lo que cuenta Ángel en su despedida últimamente no se venden bien: seguramente la competencia ha aumentado, aparte de que hay empresas que ofrecen contenidos de mucha calidad con los que es muy difícil competir (Plazti, Domestika y un largo etcétara).

Después del salto a los cursos online no hay más lianas

Y aquí hemos llegado al meollo del asunto. Después de la venta de infoproductos parece que no hay más lianas a las que saltar. Los que han estado pasando del SEO al dropshipping y luego a la venta de cursos online no tienen a dónde saltar. Los huecos se han cerrado.

El siguiente paso es convertir estos micro-negocios en verdaderas empresas para seguir siendo autoempleados (pero ojo, no siempre es posible seguir siendo rentable, si no que se lo digan a Ángel que ya tenía una estructura con varios empleados) o convertirse en freelance que te da menos flexibilidad aunque todavía algo más que trabajar en una empresa fija.

Es decir, los nómadas de Internet que vivían viajando y de negocios pasivos o semi-pasivos se han acabado. Sí, seguirá habiendo nómadas, ya que hay empresas que se pueden gestionar a distancia o trabajos que se pueden hacer viajando. Pero necesitará más dedicación y compromiso. Es decir, el negocio sencillo y pasivo ya no existe. El semi-pasivo tampoco. Generar dinero en Internet necesita dedicación y estructura.


La noticia

El fin de los pioneros de Internet: las empresas copan los nichos de mercado y cada vez es más dificil ser autosuficiente

fue publicada originalmente en

El Blog Salmón

por
Alejandro Nieto González

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy