26 de septiembre de 2022

Así se vivía la sexualidad y sus rituales en el México prehispánico

¿Cómo eran las prácticas sexuales en el México prehispánico y cuál era el significado de algunas de ellas? Te lo explicamos a continuación.

Las culturas prehispánicas veían en el sexo algo más que un mero acto biológico. Era rito, placer y castigo, todo al mismo tiempo y de diferentes maneras, dependiendo de la civilización. ¿Cómo eran las prácticas sexuales en el México prehispánico y cuál era el significado de algunas de ellas?

En un artículo publicado en la revista Bicaalú en abril de 2015, el arqueólogo Daniel Ruiz Cancino explica que si bien la sexualidad era la unión de los opuestos como elementos fundamentales para la concepción del universo, el placer también debe haber jugado un papel muy importante para esos pueblos.

La sexualidad entre los dioses

Entre las culturas prehispánicas mesoamericanas existen dioses y diosas que se han relacionado con la sexualidad. Podemos ilustrar lo anterior con las diosas Xochiquétzal, vinculada con el placer sexual; Tlazoltéoltl, que representaba la pasión y la sexualidad transgresora; o Ixchel, deidad asociada con la concepción, el embarazo y el parto.

El Códice Magliabechiano (s.XVI) relata la caída del semen del dios Quetzalcóatl como evento creador de las flores y la primavera:

“Quetzalcóatl estando lavándose tocando con sus manos el miembro viril, echó de sí la simiente y la arrojó encima de una piedra, y allí nació el murciélago al cual enviaron los dioses que mordiese a una diosa que ellos llaman Xochiquetzal –que quiere decir rosa– y le cortase de un bocado lo que tiene dentro del miembro femenino. Estando ella durmiendo, lo cortó y lo trajo delante de los dioses y lo lavaron (…) y del agua que de ello salió, salieron rosas olorosas, que ellos llaman suchiles, por derivación de esta diosa Xochiquetzal”

La masturbación ritual entre los mayas

Los mayas solían esparcir su simiente en la tierra para asegurarse cosechas abundantes. Esto lo hacían mediante un ritual de masturbación para fecundar a la tierra. Esta misma civilización solía practicar un ritual que consistía en pinchar su pene con la punta de un maguey para que la sangre se esparciera también sobre la tierra.

A cambio de esta entrega de sangre, que debía ser bastante dolorosa, los dioses estaban casi obligados a dar cosechas ricas y fecundas a los habitantes. Existen algunos monumentos fálicos que muestran las cicatrices resultado de estas heridas autoinfligidas.

Figurillas con miembros descomunales

“Hombre autosatisfaciéndose” (Barro con incisiones). foto: INAH

Diversos vestigios históricos nos acercan a cómo era el pensamiento prehispánico respecto a la sexualidad. Existen diversos objetos fálicos que se usaban para fines rituales y masturbatorios, con lo cual se demuestra que el placer y descubrimiento del propio cuerpo era una práctica aceptada en los pueblos prehispánicos.

Había una apertura sexual evidente, tal y como lo demuestran los objetos sexuales parecidos a los consoladores modernos, que eran tallados en madera y presentan relieves con escenas sexuales.

Cómo se castigaba el adulterio en la civilización azteca

Entre las acciones sexuales que eran mal vistas, estaba el adulterio. Hay que señalar que había un claro machismo entre la sociedad mexica al respecto. Según la doctora María Rodríguez-Shadow, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), si ambos adúlteros estaban casados, esto era considerado adulterio; si ella estaba casada y él soltero, también se le calificaba como tal; sin embargo, si la mujer estaba soltera y el hombre estaba casado entonces no se le calificaba como adulterio.

Los hombres podían casare con más de una mujer, en especial los que pertenecían a las clases más acomodadas. El pretexto para ello era la creación de alianzas con otros pueblos y tener varias parejas con las cuales procrear hijos en grandes cantidades que aseguraran un futuro para la familia.

A los que sufrían situaciones de adulterio en la sociedad mexica se les permitía cobrar “revancha” de una manera bastante perturbadora: podían arrancar a dentelladas la nariz de los adúlteros.

Esto se hacía con la finalidad de restablecer el equilibrio cósmico en las comunidades y  evitar que el acto del transgresor repercutiera en el próspero devenir de una sociedad.

Cómo se veía la homosexualidad

Un comportamiento que era castigado por el Estado era el lesbianismo, ya que se pensaba que los dioses enviaban enfermedades a quienes practicaban este modelo sexual. Además, las lesbianas tenían que soportar el repudio social.

En cambio, entre los mayas la homosexualidad no era mal vista, pues muchas veces eran parte de los ritos de iniciación para acceder a la edad adulta.

SIGUE LEYENDO:

El misterio de Chac Mool, la escultura que adoraban los pueblos prehispánicos en México

Dioses mexicas: las deidades que guiaban la vida del México antiguo

Así es ‘Mictlan: An Ancient Mythical Tale’, el juego inspirado en el inframundo prehispánico y la Conquista

La entrada Así se vivía la sexualidad y sus rituales en el México prehispánico se publicó primero en Muy Interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy