Apple obtendrá un puesto en la junta directiva de OpenAI

Las consecuencias del acuerdo entre Apple y OpenAI siguen saliendo a la luz. En esta ocasión se dio a conocer que Apple ocupará un puesto en la junta directiva de la startup de Inteligencia Artificial generativa como observador. Esta decisión llega un mes después de que se anunciara la integración de ChatGPT como un complemento de Siri y del sistema de IA, Apple Intelligence, que estará disponible en los iPhone, iPad y computadoras Mac. El rol de un observador en este caso será asistir a las reuniones del consejo directivo para obtener información acerca de cómo se comporta la empresa y cuáles son sus nuevas decisiones; sin embargo, no podrán tomar votar ni ejercer otros poderes como lo pueden hacer los directivos.

De acuerdo con el reporte de Bloomberg, Phil Schiller, director de la App Store y exjefe de marketing de Apple, será el encargado de ocupar este puesto en la junta directiva de OpenAI hasta finales de este año. Tal decisión es importante para ambas empresas, pues afianza una relación corporativa en la que no hubo dinero en efectivo de por medio, pues cabe recordar que Apple no pagó a OpenAI para alojar ChatGPT en sus dispositivos, debido al alcance que le dará a la tecnología a través del iPhone, uno de los teléfonos más populares en el mundo. Por su parte, OpenAI tampoco pagará a Apple en este acuerdo bajo el argumento de que con la integración de su tecnología le dará más valor a los teléfonos y más gente querrá comprar uno de estos dispositivos. Schiller compartirá un espacio en la mesa directiva de OpenAI con Sam Altman, director ejecutivo de la compañía, y con otros directivos, como Sue Desmond-Hellmann, exdirectora de ejecutiva de la Fundación Bill y Melinda Gates; Nicole Seligman, expresidenta de Sony Entertainment; y Fidji Sismo, CEO de Instacart.

Otro de los personajes que también es observador en la junta de OpenAI es Dee Templeto, vicepresidenta de asociaciones y operaciones de tecnología e investigación en Microsoft, quien obtuvo este puesto luego del despido temporal de Sam Altman, en noviembre pasado. Y es que en ese entonces, Microsoft respaldó a Altman ofreciéndoles ser el líder de su división de IA. Si bien Altman rechazó la oferta, esta ejerció presión para que volviera a su puesto de directivo, debido a la inversión multimillonaria que Microsoft ha hecho en OpenAI. Tras su regreso a la dirección ejecutiva, además de otros cambios en la junta, Altman resaltó que Microsoft ocuparía el puesto como observador sin derecho a voto en las decisiones de la empresa.

]]>

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *